25 abr. 2012

Santiago y turismo rural es posible

Visitar Santiago de Compostela es una actividad que debe realizarse varias veces en la vida. Conocer bien el destino significa no sólo descubrir diferentes rutas y  lugares, sino que se trata también de empaparse de la cultura y de la forma de vida de los locales. Sin embargo, esto a veces resulta imposible, ya que la mayor parte de los turistas que pernoctan en la ciudad, lo hacen en alojamientos hoteleros de 3 ó 4 estrellas, según datos de Turgalicia. No nos cabe duda del éxito de esta tipología de oferta alojativa basada en cadenas hoteleras con un prestigio adquirido y con unos estándares preestablecidos que hacen sentir único al cliente. El problema surge cuando ese cliente se siente especial ya sea en Bilbao, en Madrid o en Santiago sin percibir diferencia alguna entre un lugar u otro. Esto nos lleva a la idea de la necesidad de que los hoteleros innoven, sean creativos y hagan de su establecimiento un espacio único y diferente a cualquier otro, añadiéndole el ingrediente autóctono a su oferta turística. 
Afortunadamente, hoy en día la ciudad y sus alrededores cuentan con numerosos hoteles con encanto, con un trato cercano y personal, así como una cuidada decoración que los convierten en alojamientos muy confortables alejados del bullicio urbano.
Desde este espacio, queremos acercaros a algunos de esos lugares con encanto ubicados en espacios naturales poco conocidos por parte de los turistas. Nos estamos refiriendo a las aldeas y casas rurales próximas a Santiago.
En los últimos años, se ha producido el  abandono masivo de pequeños núcleos rurales en Galicia, ya sea por fallecimiento de todos sus habitantes o por el éxodo de éstos hacia las ciudades o pueblos con mayores oportunidades laborales y servicios públicos. Por suerte, algunas de estas aldeas se pueden considerar privilegiadas porque alguien haya visto un nicho de mercado en un conjunto de casas derruidas y abandonadas a su suerte. Hablamos de la rehabilitación de aldeas enteras para su aprovechamiento turístico como parte del denominado turismo rural. En otros muchos casos, la restauración se limita a una única vivienda por lo que hablamos de casa rural u hotel con encanto.

En Compostela, no necesitamos ir muy lejos para encontrar dos claros ejemplos de ambos alojamientos rurales:  la Aldea Sestelo y el Hotel Rural Spa A Quinta da Auga.

 Vista aérea Aldea Sestelo         Fuente: pousadasdecompostela.com
En cuanto a la primera (Aldea Sestelo) se trata de un conjunto de viviendas turísticas en Teo, un pueblo a tan sólo 8 km de la capital gallega. Esta aldea forma parte de la empresa Pousadas de Compostela, que cuenta con otros alojamientos rurales en enclaves históricos de nuestra ciudad y su comarca (os invitamos a conocer su oferta aquí)

Si hay algo que caracteriza la oferta de esta empresa es, la perfecta fusión entre el entorno (paisaje gallego, zona monumental) y el buen hacer, para proporcionar al cliente una estancia inolvidable donde prime la tranquilidad y el bienestar. Sin duda, esta forma de alojamiento dista del habitual hotel que pueden reservar los turistas cuando visitan la ciudad, lo que le concede un encanto especial que atrae a aquellos que buscan vivir algo diferente.

No obstante, esta no es la única localidad donde podemos encontrar una aldea turística. En Galicia cada vez son más las "aldeas fantasma" que han sido rehabilitadas para su uso turístico. Quizás uno de los ejemplos más conocidos sea la Aldea de Couso Galán, en Ourense.


En el segundo tipo de alojamiento (casa rural o hotel con encanto) queremos hacer referencia al Hotel A Quinta da Auga, un pequeño hotel rural de lujo con spa, ubicado en un enclave natural a tan sólo 2 km de Santiago. "Un remanso de paz...su edificio, su entorno, sus servicios, su spa, sus restaurante, sus detalles,  su decoración y el trato a nuestros huéspedes son los pilares sobre los que se asienta nuestro concepto de hospitalidad", así se presenta este hotelito con encanto. Sólo con observar algunas imágenes y su vídeo de presentación no nos cabe duda de que el lugar tiene algo especial y si por arte de magia pudiéramos cerrar los ojos y trasladarnos, en este preciso instante a esto bello paraje, más de uno lo haríamos.

Hotel A Quinta da Auga       Fuente: aquintadaauga.com


Blogueros, esperamos que toméis nota de nuestras dos recomendaciones y que unir turismo rural con Santiago es posible! os animáis a disfrutarlo?


No hay comentarios :

Publicar un comentario

ads