4 feb. 2013

Oficios y profesiones del pasado



Plateros, orfebres, picheleiros, azabacheros, caldereros, artesanos,.... Profesiones muy arraigadas a la ciudad de Santiago, tanto es así que las más importantes calles y plazas fueron denominadas por algunas de estas terminologías.
Son gremios muy afincados a la ciudad, en la época medieval eran oficios de los que se necesitaba en el día a día del concurrir de Compostela.
Como hemos dicho al inicio del post, muchas calles de la zona antigua de la ciudad han sido denominadas con los nombres de los oficios que han destacado en Compostela, ejemplo de ello son: la calle de la Azabachería, la calle de la Calderería, la Plaza de Platerías, etc.
Los oficios que antes significaban dar actividad diaria a la ciudad, como los paragüeros que trabajaban a destajo en los ya tan conocidos días invernales y lluviosos de la ciudad; las sombrerías, de las que se conservan aún algunas tiendas; las caldererías, tan buscadas para arreglar los útiles de comida y trabajo.
Entre los oficios más destacados en nuestra ciudad, tenemos que hablar de:

Plateros: arte y oficio de platero, persona que tiene por oficio labrar la plata en forma de joyas o piezas de menaje.

Azabacheros: persona que trabaja el azabache con lima y torno, adquiriendo mediante una pulimentación adecuada un brillo intenso que no decrece con el paso del tiempo. El azabache servía para los crédulos para protegerse del mal de ojo, envidia, mal pensamiento, brujería, hechicería entre tantos otros males.

Picheleiros: procede de ‘pichel’ (jarra de estaño) y hace suponer que el trabajo de ese metal para barriles, lecheras y menaje estuvo largamente afincado en la ciudad. Se trata de el que fabrica picheles, que son unos vasos altos y redondos, generalmente de estaño con tapa que se articula en el remate del asa mediante una bisagra. Por otro lado, se conoce porque da origen al gentilicio popular con que se conoce a los compostelanos.

Con el cambio de hábitos, formas de vida y tabajos, estos oficios han ido desapareciendo con el paso de los años. Sin embargo, en Compostela aún conviven con la modernidad de la ciudad, algunas tiendas donde se venden sombreros artesanos, piezas de plata y azabache, entre otros. 
Es importante que aunque las cosas avancen, no se pierdan estas maravillosas piezas artesanales que tanta vida dieron a la ciudad en sus mejores años.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

ads