8 feb. 2013

¿Geodestinos sí, geodestinos no?


La  división territorial a efectos turísticos que ha realizado Turgalicia en el año 2011 configura nuestra Comunidad Autónoma en 14 GEODESTINOS, entendiendo por éstos, áreas cercanas geográficamente que aúnan una serie de características o singularidades que hacen propicia su agrupación para su promoción turística conjunta. Algo más de un año después de su presentación, queremos echar la vista atrás y ver si ha surtido el efecto deseado, o al menos si se encuentra en el camino adecuado. Son varias las preguntas que se nos plantean con ello; ¿el público general conoce el significado de geodestino? De los 14 geodestinos ¿cuántos son capaces de recordar? ¿sabrían identificar en qué geodestino viven?, y los turistas ¿qué saben de los geodestinos? Éstas son sólo algunas de las cuestiones que nos surgen. 

Tirando de hemerotecas e indagando en noticias surgidas a lo largo de este año y pico de vida de los geodestinos, este vocablo está cada vez más implantado en el vocabulario turístico de nuestra tierra, pero, ¿los lectores de esas noticias conocen el significado de geodestino?, ¿cuántos hay?, ¿por qué su distribución es así? Obviamente sin una herramienta de medición no podemos responder con datos y objetividad a ninguna de estas preguntas. Sin embargo, son muchas las dudas que nos surgen en torno a la efectiva implantación de este vocablo y su significado en la mente de los autóctonos y los turistas.
También creemos que este cambio en la configuración del mapa turístico gallego necesita de tiempo, pues no se puede pretender que de la noche a la mañana todos conozcamos los entresijos de los geodestinos.

Lo que es importante es que, no sólo los destinatarios de esta información lleguen a ella, sino que los propios organismos de cada geodestino se impliquen al 100% en este proyecto. Algunos geodestinos apuestan fuerte por esta distribución del mapa turístico gallego y suman esfuerzos para mejorar la promoción de su geodestino. Como ejemplo, el geodestino Celanova-Limia reunió en octubre de 2012 a doce pequeñas empresas del lugar para darle formación a estos empresarios para la mejora del rendimiento turístico. La implicación directa de los propios geodestinos y acciones como ésta que acabamos de comentar son la base primordial para una adecuada promoción.

En este sentido, el "camino" que se está desarrollando en Galicia con los geodestinos no es malo ni mucho menos, pero quizás demasiado experimentador en la difícil época que nos encontramos y más aún la búsqueda del posicionamiento en la mente de los potenciales turistas de ni más ni menos 14 geodestinos, que se dice pronto. No se trata de ser egoísta, pero existen productos que se venden por sí solos y están ya introducidos fuertemente en la mente de los potenciales consumidores de turismo en nuestra tierra. Hablamos inevitablemente del Camino de Santiago, producto turístico por excelencia al que se le concede la máxima importancia en Año Santo y al que se deja a veces relegado por experimentar con nuevos destinos.

La situación actual de crisis económica nos deja un panorama dónde se debería reducir las grandes inversiones y apostar por reforzar lo existente y posponer  los experimentos para épocas de mayor abundancia. Y llegando más allá, no dudamos en la belleza de todos y cada uno de los rincones de Galicia, pero siendo realistas deberíamos tener claro que no todo es turistificable

Cada Concello o Ayuntamiento  (y no son pocos en Galicia) quieren promocionar turísticamente su territorio, sus paisajes, sus monumentos, etc. Sin embargo, hay que ser conscientes de lo que quiere y busca el turista en este momento, y quizás haya productos turísticos que no llamen la atención a éstos, y probablemente existan recursos turísticos sin explotar que sí tendrían éxito. 

Esto nos lleva a la idea de que: Antes de hacer nada, nos deberíamos preguntar ¿qué es lo que quiere el turista??



* Todas las reflexiones planteadas responden a la mera opinión de Turismología en Compostela.







No hay comentarios :

Publicar un comentario

ads